El uso de la tecnología en las aulas

El uso de la tecnología en las aulas

Llevamos hablando de tecnología en este blog ya mucho tiempo, pero todavía no habíamos hablado de juntar dos cosas que se nos dan tan bien: el uso de la tecnología en las aulas. Y es que al ritmo que están avanzando las cosas, la tecnología se está integrando en los centros de estudios de manera estrepitosa. Hoy quiero hablarte de cómo se puede utilizar esa tecnología en los entornos formativos.

Igual que la innovación se integra en la manera en la que enseñamos, es importante que también lo haga la tecnología, pero de una manera gradual y natural. No podemos pretender cambiar nuestros modelos educativos de un día para otro, y sobre todo, no podemos pretender que alumnos y profesores se adapten de inmediato al trabajo con tecnología en las aulas.

¿Qué uso podemos hacer de la tecnología en las aulas?

tecnología en las aulas

Cuando estaba estudiando mi posgrado en Community Management aquí en Dexpierta, uno de nuestros profesores, Miguel Ángel Acera, utilizaba Whatsapp para hacer competiciones con todos los alumnos. Mandaba una tarea sorpresa sin previo aviso y el primero en completarla ganaba un premio en la siguiente clase. Una tecnología como Whatsapp, que ya forma parte inequívoca de nuestras vidas, se convierte en este caso en una herramienta súper eficaz para el aprendizaje y la motivación. De esta manera, Miguel Ángel conseguía gamificar sus enseñanzas para hacerlas más atractivas.

La tecnología gamifica el aprendizaje

Yo misma, con mis alumnos, utilizo Twitter para pedirles los deberes a través de un hashtag que previamente hemos creado. Todas estas técnicas hacen que el alumno participe mucho más al evitar los canales tradicionales de comunicación. Están haciendo algo a lo que no están habituados y eso les hace más participativos.

Pero de lo que quería hablarte en este post es de cómo integrar la tecnología en las aulas para hacer las clases más productivas, para fomentar la participación de los alumnos y para generar en ellos mayor interés por lo que están aprendiendo, aunque no esté relacionado con el marketing online o las redes sociales.

tecnología en las aulas

Algunos ejemplos del uso de la tecnología en las aulas

1. Hacer presentaciones interactivas que integren al alumno en el proceso formativo. Hoy en día existen muchas alternativas, como Prezi, que nos dan la oportunidad hacer nuestras presentaciones mucho más atractivas para el alumno. Algo tan sencillo como esto puede convertir nuestras clases en espacios colaborativos.

2. Hacer los “deberes” en línea. Ya en los últimos años de mi carrera yo entregaba mis ejercicios a través de un blog en Blogger que tuve que crear a tal efecto. Además de integrar la tecnología en las aulas, ahorramos papel y tiempo y hacemos que la presentación de estos ejercicios pueda ser mucho más original.

3. ¿Por qué no tuiteamos las clases? Sería muy interesante tener creado un hashtag para cada asignatura y que los alumnos fueran tuiteando los contenidos más importantes o material complementario para que todos los compañeros pudieran consultarlo, por ejemplo, antes del examen.

tecnología en las aulas

4. Curación de contenidos en el aula. Sería interesante dedicar tiempo en algunas clases para que los propios alumnos investiguen sobre los temas de los que se está hablando en clase para sacar sus propias conclusiones y realizar un pequeño resumen “curado” de toda esa información. Para ello es imprescindible que cuenten con la tecnología necesaria, y creo que este caso, lo mejor sería una tablet, mucho más manejable que un ordenador.

5. Crear una página web de la clase. Desde un sitio básico creado en una plataforma gratuita en el que publicar noticias o anuncios relacionadas con la clase a otro mucho más elaborado que incluya fotos de la clase, un blog de ​​clase o wiki, materiales descargables, y su propio nombre de dominio. 

Tener una web para la clase fomenta la participación de los alumnos

5. Uso de sistemas de calificación en línea. Existen ya numerosas herramientas, como MyGradebook, que ofrecen la oportunidad de realizar un seguimiento de las calificaciones, registro de asistencia y mapas de asientos, y elaborar informes sobre el progreso del estudiante. También se puede enviar por correo electrónico a los alumnos y las familias directamente para que puedan ver sus calificaciones actualizadas. 

6. Crear podcasts descargables de las clases. De esta manera, los alumnos podrían volver a escuchar las lecciones después de haberlas recibido para fijar conceptos o entender algo que se les quedó pendiente.

7. Uso de pizarras interactivas. Este tipo de tecnologías hacen que el aprendizaje sea mucho más ameno y abre un abanico infinito de posibilidades a la hora de mostrarles las lecciones a los alumnos.

8. Posibilidad de recibir las clases desde casa. Gracias a la proliferación de herramientas como Skype o Hangouts de Google, cada vez es más fácil crear aulas online para impartir cursos estando cada persona en un punto del globo. Imagínate por ejemplo que un profesor de biología ha viajado a África y quiere mostrarles a sus alumnos en directo cierta especie de la fauna o la flora (quizá África no sea un buen ejemplo por el tema de las conexiones a Internet, pero creo que puedes hacerte una idea de qué es lo que quiero decir).

9. Uso de los servicios de almacenamiento en la nube como repositorio de apuntes. ¡Se acabaron las fotocopias! ;)

Y tú, ¿has utilizado alguna vez la tecnología en las aulas? ¿Se te ocurre algún ejemplo más? ¿Nos lo cuentas en un comentario?

Blog Educación Formación Tecnología

2 comentarios

  1. Uso TitanPad para trabajo colaborativo online.
    Uso TodaysMeet para celebrar reuniones de grupo online.
    Utilizo Tagxedo para hacer nubes de palabras tras una tormenta de ideas.
    También uso VoxoPop para hacer foros de audio.

    … por citar algunos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *