La importancia de compartir bien el contenido

La importancia de compartir bien el contenido

Blog Community Manager Comunicación Redes Sociales Social Media

A veces encuentro en la red artículos súper interesantes que no ha leído nadie. Siempre me pregunto el porqué. Supongo que la respuesta es clave: casi más importante que escribir buenos posts, es compartir bien el contenido. Hay muchas formas de compartir esos posts, pero no sólo el hecho de que nosotros los compartamos es importante. También es básico ofrecer al usuario todas las facilidades posibles para que lo haga él en sus propias redes sociales. Puede parecer una tontería, pero desde que en Dexpierta hemos estrenado web, y hemos optimizado todas las opciones para que nuestros posts se compartan, hemos notado muchísimo el aumento en la interacción de los usuarios que nos leen y sobre todo el número de visitas (sesiones, como las llama ahora Google Analytics). Tengo pendiente escribir un post sobre cómo está afectando la nueva web a las analíticas. Un post muy interesante que me gustaría escribir pronto.

Las claves para compartir bien el contenido

- No seas spammer. Pongo esta la primera porque me parece la más importante (quizá no lo sea, pero es básico que la tengas muy en cuenta si estás empezando en el mundo blogger). No hay nada peor que esa gente que se dedica a hablar de su libro y punto, todo el rato y sin parar. La cosa no funciona así. Está claro que todos tenemos cosas que vender, y que utilizamos los blogs como la plataforma gracias a la cuál dirigimos tráfico a nuestras webs para intentar convertir ese tráfico en ventas (en el caso de los blogs personales esto no es así del todo, pero parecido, porque al final estás buscando venderte a ti mismo). Está muy bien, por ejemplo, utilizar un Trending Topic para colar disimuladamente un enlace a un sitio que nos interese, pero ¡cuidado! Es imprescindible que tenga algo que ver con el tema que se discute. Los tuiteros no son tontos. NO SEAS SPAMMER. Es muy fácil caer en la tentación de serlo.

compartir bien el contenido spam

- Utiliza todas las plataformas a tu alcance. Compartir bien el contenido significa compartirlo de forma que consiga el mayor alcance posible. Para ello, existen a nuestra disposición infinidad de plataformas, además de las redes sociales, que pueden facilitarnos la tarea. Te pongo dos ejemplos: mktfan y karmacrazy. Ambos son portales a los que el usuario puede subir información que luego es votada por el resto para decidir si realmente es relevante o no. Son como “menéames” pero relacionados con el marketing digital (aunque últimamente tienen cabida también para la tecnología y otros asuntos). En estos casos es muy importante un buen titular para asegurarse el éxito, pero tienes que asumir que el tráfico que va a llegar a tu web no es siempre de calidad (con excepciones) y que además hay mucha gente que solo lee los títulos para decidir votar un contenido o no. Este tipo de plataformas son interesantes sobre todo para conseguir visibilidad al principio de un proyecto.

compartir bien el contenido mktfan

- Publica de manera escalonada e intercalada. Cuando escribimos un post lo que queremos es que vea la luz cuanto antes. Paciencia. No puedes publicarlo en todas partes a la vez, porque estarías gastando todas tus balas en un sólo disparo. Dentro de una misma semana, puedes hacer una programación para que ese contenido aparezca cada día en una plataforma (incluso repetirlo por ejemplo en Twitter con un mensaje diferente. NO SEAS SPAMMER), a una hora diferente intercalándolo con otros contenidos o noticias relacionados con tu actividad o sector.

compartir bien el contenido

- Una red social, una forma de compartir. Sé que es difícil (¡Bienvenidos al complicado mundo del Community Manager!) Pero si tienes que compartir el mismo contenido en diferentes redes sociales (algo, por otra parte, súper normal), lo lógico es que lo hagas en cada una de forma diferente. Ya sabemos que por ejemplo en Facebook lo que mejor funciona son contenidos que hacen que el usuario se sienta identificado o se divierta, y LinkedIn es una red social profesional, por lo tanto, no puedes dirigirte al usuario de la misma manera en dos plataformas tan diferentes. Tenlo muy en cuenta porque puede parecer algo sin importancia pero es un clara forma de diferenciarse de la competencia.

- Utiliza imágenes. Generalmente y cada vez más, todas las redes sociales la imagen está cobrando una importancia impresionante. Por ejemplo, si accedes a Google Plus desde un dispositivo móvil verás cómo los posts que contienen imágenes se convierten en protagonistas. Es un hecho, los posts en redes sociales que van acompañados por imágenes, se comparten más.

- Aprovecha las utilidades que cada plataforma pone a tu disposición. ¿Has echado un vistazo a las comunidades de Google Plus? ¿Y a los grupos de LinkedIn? Y aunque te pueda parecer una tontería… ¿Utilizas los hashtags en Twitter? Todas las plataformas que utilizamos en nuestro día a día tienen multitud de utilidades que en algunos casos ni siquiera sabemos que existen. Atento, porque puedes estar perdiendo grandes oportunidades.

- Pon a disposición de tus lectores las herramientas necesarias para que compartan el contenido. Si no queremos ser spammers, pero necesitamos visibilidad, tenemos que conseguir que usuarios ajenos a nuestra marca compartan nuestro contenido en sus propias plataformas: sus blogs o sus redes sociales. Para eso nos hacen falta dos cosas. Una primera, que quizá te suene muy obvia: contenido de calidad. Y otra que parece no serlo tanto a la vista de muchas web que hay por el mundo: tener implementado un buen plugin para que el usuario pueda compartir nuestro contenido, como puede ser Shareaholic, AddtoAny o ShareThis. Nosotros en Dexpierta utilizamos Shareaholic porque es el que más opciones nos ofrece. Guarda cuidado también con la posición en la que lo colocas: arriba y abajo, solo abajo, etc…

Si quieres un poco más de información al respecto, te dejo aquí un artículo interesante sobre el tema.

¿Cuáles son tus claves para compartir bien el contenido? ¿Nos las cuentas en un comentario? ;)

dexpierta

Únete a la comunidad de #dexpiertos y recibe por mail todas las novedades y tutoriales

¡Es gratis! ;)

GitHub, un básico para el desarrollo y la programación

GitHub, un básico para el desarrollo y la programación

Aplicaciones Desarrollo Web Internet Tecnología

Últimamente los temas de este blog han girado, con alguna excepción, sobre todo en torno al humor y las cosas divertidas, pero de vez en cuando hay que ponerse un poco serio. Hoy hablaremos de GitHub, un gran herramienta para todas aquellas personas que se dedican al desarrollo y la programación web y de software. GitHub es un repositorio de código abierto que permite consultar el desarrollo de cualquier proyecto que los usuarios hayan puesto a nuestra disposición y por supuesto, subir nuestro propio código en caso de que lo estemos desarrollando.

Aterrizando en GitHub

Para entender GitHub, primero hay que tener una ligera idea de lo que es Git. Git es un sistema de control de versiones de código abierto que fue iniciado por Linus Trovalds, el creador de Linux (sistema operativo de código abierto). Pero, ¿qué es un sistema de control de versiones? Cuando los desarrolladores están creando algo (una aplicación móvil, por ejemplo), hacen constantes cambios en el código y liberan nuevas versiones de ese mismo proyecto hasta que logran la versión oficial. Los sistemas de control de versiones mantienen estas revisiones y almacenan las modificaciones de las mismas en un repositorio central. Esto permite a los desarrolladores colaborar fácilmente, ya que pueden descargar una nueva versión del software, realizar cambios y cargar la nueva revisión. Cada desarrollador puede ver estos nuevos cambios, descargarlos, y contribuir con nuevas mejoras. Del mismo modo, las personas que no tienen nada que ver con el desarrollo de un proyecto, pueden descargar los archivos y usarlos. Imagínate por ejemplo que quieres formar parte del equipo de un proyecto de desarrollo determinado, gracias a Git puedes consultarlo y familiarizarte con él; o quizá necesites cierto plugin que ya ha desarrollado alguien antes, de este modo, no tendrás que empezar el desarrollo desde cero.

github

Pero, ¿qué es lo que hace que GitHub sea tan especial? Git es una herramienta de línea de comandos y código, pero el centro alrededor del cual giran todas las cosas que involucran Git, es efectivamente, el “hub”, centro de actividad en inglés, donde los desarrolladores pueden almacenar sus proyectos y relacionarse con otras personas interesadas en ese código. Podríamos decir de manera coloquial, que GitHub es una red social para desarrolladores.

El aspecto de red social de GitHub es probablemente su característica más poderosa, y es lo que permite que los proyectos crezcan gracias a la colaboración. Cada usuario en GitHub tiene su propio perfil, que puede actuar como un resumen, ya que muestra su trabajo pasado y contribuciones a otros proyectos. Las revisiones de proyecto pueden ser “discutidas” públicamente, por lo que una masa de expertos puede aportar conocimientos y colaborar para avanzar en un proyecto. Antes de la aparición de GitHub, los desarrolladores interesados ​​en contribuir en algún proyecto, por lo general, tenían que encontrar algún medio de contactar con los autores y después convencerles de que su contribución es de fiar.

Actualmente es habitual que cuando un desarrollador opta a un nuevo puesto de trabajo, la empresa interesada en contratarle, le pregunte sobre su perfil en GitHub: si tiene subidos proyectos propios, si ha participado en alguno ajeno, de qué manera, etc…

Ventajas de compartir tu código en GitHub

Una de las ventajas evidentes de GitHub, y su razón de ser, es alojar el repositorio de código en el que trabaja todo el equipo en la nube evitando los problemas que supone trabajar “en físico”. Al alojar el código, podemos decidir si éste será público o su visibilidad estará limitada a unos usuarios determinados, que son los únicos que tendrán permiso para acceder al mismo y subir cambios. Obviamente, cuando trabajamos en proyectos empresariales, quizá nos estemos interesados en mostrar los avances hasta que el desarrollo esté terminado. He de decir que esta “mejora” es una característica premium, es decir, poder dar acceso a nuestros archivos solo a las personas que elijamos tiene un coste, aunque no te lo puedo decir exactamente porque depende del tamaño del equipo. Puedes consultar precios aquí.

Además de servir como alojamiento para el código, GitHub posee un genial visor de código mediante el cual, a través del navegador, podremos consultar en un instante el contenido de un determinado fichero, con el resaltado de sintaxis correspondiente para el lenguaje en el que esté escrito (como puedes ver en este ejemplo). Este navegador es realmente rápido, y gracias a él podremos hacer pequeñas consultas o copiar porciones de código que nos puedan hacer falta en un momento determinado sin necesidad de bajarnos todo el repositorio. Por supuesto, se puede navegar por cualquiera de las versiones del mismo, de modo que podemos ver el contenido de un fichero antes de que se dieran varias actualizaciones de cambios.

Actualmente GitHub es mucho más que un servicio de alojamiento online de código. Ofrece además varias pequeñas herramientas en línea muy útiles para el trabajo en equipo. Entre ellas, podemos destacar:

  • Un sistema de seguimiento de problemas, que al estilo del clásico sistema de tickets en las empresas, permite a los miembros de tu equipo (o a cualquier usuario de GitHub si tu repositorio es público) abrir un ticket detallando un problema que tenga con tu software o una sugerencia que desee hacer al mismo.
  • Una herramienta de revisión de código, donde se pueden añadir anotaciones en cualquier punto de un fichero (ej: “Esto es mejor que lo extraigamos a un nuevo fichero”), y debatir sobre determinados cambios realizados en un archivo específico.
  • Un visor de ramas donde se pueden comparar los progresos realizados en las distintas ramas de nuestro repositorio.

Además de poder trabajar con tu equipo en el software que estéis construyendo, puedes contribuir a mejorar el software de los demás. Funciona del siguiente modo: imagina que se te ha ocurrido una funcionalidad, mejora o corrección de  software que no es tuyo, pero que está alojado en GitHub. Puedes clonar el repositorio ajeno para que se copie a tu cuenta, efectuar en esta copia los cambios que necesites, y finalizar emitiendo una solicitud al dueño del repositorio original. Éste podrá analizar los cambios que has realizado fácilmente, y si considera interesante tu contribución, añadir esos cambios al repositorio original en pocos clicks. Y sin que se pierda la autoría de tus mejoras.

¿Qué te parece esta herramienta? ¿Vas a bucear en ella? ¿La has utilizado ya? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!