Marketing personalizado como táctica para vender más

Marketing personalizado como táctica para vender más

Estoy segura de que últimamente te has bebido una Coca Cola con tu nombre o has untado Nutella en tu tostada de por las mañanas de un bote que también se llamaba como tú. Es más, estoy convencida de que además has subido una foto del producto en tu redes sociales utilizando el hashtag que la marca ha establecido previamente a tal efecto. Y es que todo esto no forma parte de la iniciativa desinteresada de las marcas por hacerte un “regalo” para que sonrías un rato, que quizá también, es en realidad una táctica de marketing personalizado cada vez más extendida para conseguir un aumento de la visibilidad de la marca y, como consecuencia, de las ventas, ahora que parece que la publicidad tradicional no funciona como antaño.

¿En qué consiste el marketing personalizado?

El marketing personalizado es en ocasiones la única forma que tienen las marcas para conquistar al cliente y ganarse su confianza en un mercado segmentado, individualista y eminentemente heterogéneo, en el que cada vez es más difícil hacerse un hueco en la mente del consumidor. Mediante esa técnica de hacer sentir al usuario cómo único y especial a través de diferentes herramientas y tácticas, las empresas se apuntan dos tantos: venden más y “molan”. ¿Qué más pueden pedir? El marketing personalizado es la respuesta ideal para satisfacer los requerimientos de los clientes y usuarios. En el mercado actual ya no sirve de nada eso de vender sin ninguna diferenciación en el target. El cliente pide productos a medida y servicios personalizados capaces de satisfacer sus necesidades a todos los niveles.

nutella dexpierta

Sin embargo, las campañas de marketing personalizado requieren mucho trabajo y suponen un gran esfuerzo y una gran creatividad que cuestan un dinero que no todas las marcas están dispuestas a invertir. Eso sí, la recompensa que se obtiene puede ser enorme, ya que las campañas personalizadas de las que se tienen datos hasta el momento han demostrado funcionar mucho mejor que las masivas o tradicionales. Según un estudio realizado por EPiServer y recogido por el portal de noticias Marketing Directo, en marzo del año pasado, “un tercio de los anunciantes en Estados Unidos consideraba que las campañas de marketing personalizado son muy efectivas y ofrecen buenas mediciones. En los dispositivos móviles, las campañas personalizadas también han demostrado ser muy eficaces, aunque la penetración sigue siendo lenta. Por otro lado, la personalización en los emails también es efectiva para los anunciantes. Según Alterian, el email es la técnica de marketing que más se suele personalizar en todo el mundo”.

Algunos ejemplos recientes de marketing personalizado

La estrategia de personalizar las latas de Coca-Cola ha dado tan buenos resultados que otras marcas como Nutella o Kinder han empezado a hacer lo mismo con más o menos éxito. Lo que está claro es que sin redes sociales, la mayoría de estas campañas no tendrían ni la mitad de éxito y de repercusión que tienen. En el caso de “Comparte Coca Cola con…”, Twitter registró 350.000 tuits en las primeras cinco semanas de campaña. El marketing WOM (Word of Mouth), la versión moderna del tradicional “boca a oreja”, ha hecho realidad un fenómeno que ya ninguna marca quiere perderse. En el caso de Nutella, la campaña consistió en crear etiquetas con los nombres de los clientes para sus envases, que enviaban posteriormente por correo tradicional a sus casas. Hasta el 31 de octubre del año pasado se personalizaron más de 428.000 etiquetas, lo que supuso un incremento sustancial en las ventas de la marca. La idea también le funcionó a Kinder Chocolate, que fue más allá y permitió incluir en la personalización una fotografía. Hasta el 6 de enero de este año se realizaron 44.000 etiquetas. La forma en la que las tres marcas han fomentado la participación de los usuarios ha sido el sorteo de diferentes regalos entre las personas que publicaran sus fotos en sus perfiles.

Pero estos no son los únicos ejemplos, hay infinitos. Te muestro a continuación (al hilo de lo que te comentaba antes sobre que donde más se utiliza el marketing personalizado es en el mail) la imagen que manda el banco ING Direct a sus clientes el día de su cumpleaños:

marketing personalizado ing

El usuario puede llegar a tener claro que es un mensaje masivo que el banco envía a todos los clientes, pero a pesar de todo, no puede evitar sentirse especial al recibirlo. Es un mensaje que “mola” y que hace que la empresa “mole” a ojos del usuario. En este caso además, se carga por completo esa imagen que podemos tener a veces de la banca tradicional, lejana y “en otro nivel”. En otra ocasión os hablaré de las últimas campañas de marketing de ING, porque no tienen desperdicio.

Y tú, ¿nos cuentas algún ejemplo más de marketing personalizado? Estamos deseando leerte ; )

Blog Marketing Publicidad

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *