Cookies: ¿utilidad o invasión de la privacidad?

Cookies: ¿utilidad o invasión de la privacidad?

Desde hace algún tiempo leo muchos posts en otros blogs sobre la llamada ley de cookies. Y a todo esto, no puedo evitar preguntarme: ¿sabe la gente qué es y para qué sirve realmente una cookie? Y la respuesta es que la mayoría de la gente no tiene ni la menor idea de qué son, y menos aún para qué sirven o cómo cumplir con dicha ley. En este post voy a intentar aclarar las dudas que puedas tener al respecto sobre un tema que cada vez preocupa más a los dueños de páginas web porque pueden ganarse una multa por incumplir una ley que ha generado mucha polémica en la red.

¿QUÉ ES UNA COOKIE?

Una cookie es un fichero que envía una web al usuario y que es almacenada en el navegador del mismo. Este fichero puede almacenar cualquier tipo de información que la web conozca de nosotros, tanto porque lo sepa directamente sin que se lo digamos (idioma, navegador, dirección IP, sistema operativo…) o porque se lo hayamos dicho de una forma u otra (nombre de usuario, edad, gustos…) ¿Y para qué este fichero? Pues puede servir para muchas cosas, aunque las más habituales son:

  • Mantener la sesión del usuario: O lo que es lo mismo, que tras identificarte como usuario en una web, al volver a ella horas o días después sigas logado y no tengas que andar introduciendo usuario y password cada vez.
  • Mantener la cesta de la compra: Para que incluso sin estar identificados en una tienda online, al meter algo en la cesta ésta se guarde para futuras visitas.
  • Guardar la personalización de una página: Por ejemplo en webs que te permiten elegir entre distintos colores de fondo y que, al volver a ellas se mantiene esa configuración.
  • Guardar datos de seguridad: Guardar datos para mejorar la seguridad y prevenir a la web de ataques
  • Analizar la actividad de los usuarios: Para realizar estadísticas de navegación (por ejemplo, las cookies de Google Analytics).
  • Hacer un seguimiento del usuario: Sirven para que páginas afiliadas se intercambien datos sobre la navegación entre dichas webs (a qué web va, desde donde, etc…)
  • Mostrar publicidad personalizada: Permiten que se muestre publicidad adaptada a los gustos del usuario (por ejemplo, las cookies utilizadas por Google Adsense, la división de Google que se encarga de la inserción de publicidad en la web).

 

cookie

Además de esto debemos hablar de cookies propias o cookies de terceros.  Las primeras son cookies creadas por el propio servidor de la web (u otro del mismo dominio) mientras que las de terceros pertenecen a otros dominios diferentes pero a los que permitimos crear cookies desde nuestra web (por ejemplo así funcionan las cookies de Adsense).

¿CÓMO FUNCIONA UNA COOKIE?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que una cookie únicamente puede ser leída por el dominio que la ha creado, es decir, que si por ejemplo entramos en angelaolea.com y la web guardase una cookie, esta únicamente podrá ser leída en angelaolea.com, no por ninguna otra web en la que naveguemos. Tampoco se comparten entre navegadores, por lo que cada uno contará con sus propias cookies.

Además las cookies tienen una fecha de caducidad, la cual es elegida por la web al crearla. Por ejemplo pueden caducar cuando el usuario cierre el navegador o cuando pasa cierto tiempo (usada comunmente para mantener la sesión del usuario durante unos días o semanas). Tras esta fecha de caducidad la cookie no tiene validez y es borrada por el navegador.

Otro detalle importante es que el usuario tiene la posibilidad de borrar todas las cookies almacenadas en su navegador en cualquier momento, por lo que si no nos fiamos de que una web nos haya dejado algún rastro indeseado en el navegador tan sólo debemos borrar las cookies del mismo.

¿QUÉ ES ESO DE LA LEY DE COOKIES?

Pues en realidad no existe la ley de cookies, lo que existe es una modificación de LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información) que más o menos dice que cualquier web que quiera hacer uso de cookies no técnicas deberá solicitar al usuario permiso para poder instalarlas. Y esa solicitud ANTES de instalarlas es lo que hace que el 99% de las webs actuales no cumpla con dicha ley, ya que muchas en el momento de pedir la aceptación de las cookies (el ya típico mensaje de “si sigues navegando aceptas la instalación de cookies”) ya te las han instalado.

Seguro que muchos os preguntaréis, ¿Y cómo cumplir la ley de cookies cuando lo único que queremos hacer es poner Analytics? Pues nos lo explica muy detalladamente David Bonilla en este post. Es tal el lío que hay que hacer para cumplir la ley a rajatabla que es normal que la mayoría no lo haga y que se hayan alzado tantas voces indicando que esta ley es prácticamente imposible de cumplir por la mayoría de personas que desconocen los entresijos técnicos de una web.

Si tenéis alguna duda sobre dicha ley os recomiendo leer la siguiente infografía de IAB Spain:

fua infografia ley cookies

DO NOT TRACK, O EL “DEJA DE SEGUIRME”

Algo más útil y realista que dicha “ley de cookies” es el llamado Do Not Track, sistema añadido a los navegadores actuales y que simplemente sirve para pedirle al servidor que no recopile ningún tipo de información tuya para seguirte, lo que de cumplirse daría el control total al usuario sobre cómo se mueven sus datos en internet.

El problema de Do Not Track es que, primero, no es obligatorio. El usuario puede decir que no le sigan pero al final es la web la que decide si hacer caso de esa solicitud o no. Los grandes como Google, Microsoft, etc… sí que respetan esta petición, pero otras no tienen por qué hacerlo.

El otro problema es el desconocimiento por parte del usuario de que dispone de esta posibilidad, por lo que pocos se aprovechan de las ventajas del mismo.  Algunos navegadores como Internet Explorer lo tienen activado por defecto, pero en otros has de ser tú el que lo active, por lo que la mayoría no lo usará nunca.

¿Y tú, que opinión tienes sobre el uso de las cookies? ¿Y tu web, cumple con la llamada ley de cookies?

Blog Comunicación Google Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *